#SinCienciaNoHayFuturo

ROLANDO SOUSA : El operador de la última puñalada.

LA ULTIMA PUÑALADA

Publicado: 2011-07-31

La política es muy ingrata. Es algo que comente en twitter ayer después de leer que Carlos Bruce había sido expulsado de Perú Posible. Y lo que dije me salió de adentro porque todavía están abiertas las heridas de mis últimos días dentro de Fuerza 2011, en los que pude vivir en carne propia que la política es mucho más que ingrata.

A mi nadie me despidió. Yo renuncié voluntariamente cuando me di cuenta que ya no podía seguir nadando contra la corriente. El equipo de Jaime Yoshiyama llegó a acusarme de "boicotear" la campaña por tratar de romper esa nueva imagen de Lourdes Flores que ellos querían construir para Keiko.

Lograr que ella suba a un caballito de totora, que entre a una plaza sobre un caballo o que haga una caravana de peque-peques en Iquitos eran pecados mortales que los ingenieros jamás me perdonaron. Me acusaban de "desconfigurar" a la candidata que ellos estaban diseñando en base a sus focus groups.

Juro que hice todo lo posible para hacerlos entrar en razón. Llegué a presentar hasta 3 campañas alternativas con la verdadera Keiko, la que llegaba a todos los rincones del país y se fundía en un abrazo sincero con la gente más humilde. Pero no, era un pecado mostrar a una Keiko cercana al pueblo porque según ellos "no podía parecerse a Alberto".

Por eso me fui, haciendo lo que cualquier profesional que se respeta: si mis propuestas no eran aceptadas y encima me acusaban de conspirar contra la campaña, lo único que me quedaba era dar un paso al costado. Y como además decían que mis anuncios de retiro eran sólo pura "peliculina", un día fui a RPP y sin avisarle nada a nadie anuncie mi retiro definitivo de Fuerza 2011 y de la campaña.

Pensé que con eso, los ingenieros serían felices y se olvidarían de mi, pero me equivoqué. Había perdido mi elección y me había retirado de la campaña voluntariamente, sin embargo todavía no estaba muerto y ellos me tenían reservada una última puñalada.

El día del mítin final de la segunda vuelta recibí una llamada muy extraña de Rolando Souza. Muy preocupado, me informó que sabía que al día siguiente saldría un video en el que yo le pedía plata a un precandidato. Le dije que era imposible, simplemente porque yo jamás había hecho eso. Me insistió que estaba seguro y me pareció muy raro que precisamente sea Rolando -con quien siempre había tenido fuertes choques en la bancada- quien me llamara para anunciarme esa "bomba".

Yo estaba tranquilo porque sabía que eso era imposible, sin embargo regresé a mi despacho del Congreso para hacer algunas llamadas y cruzar información. Y en eso... zas!: Aparece en youtube un audio bomba en el que supuestamente yo le pedía 200,000 dólares a un precandidato. Quedé paralizado. Lo escuché 10 veces y no lo podía creer. Yo jamás había dicho eso!, pero es lo que se escuchaba.

Twitter era una fiesta. Mis detractores -que ahí son muchos- celebraban la muerte del panda y yo no entendía absolutamente nada. En ese momento recibo una llamada desde Paseo Colón donde se realizaría el mítin de Keiko y me avisan que Rolando Souza les estaba diciendo a todos los congresista, dirigentes y candidatos que había visto mi video y que era realmente asqueroso. Que en pocas horas Abugattas y Alvaro Vargas Llosa harían una conferencia de prensa para presentarlo y liquidar a Keiko. Souza exigía poner mi cabeza en una bandeja esa misma noche antes de que sea demasiado tarde.

Y cuando ya todo estaba perdido... sucedió un milagro. Rosa María Palacios apareció en twitter diciendo que yo era inocente y que tenía las pruebas para demostrarlo. Dios!...yo cada vez entendía menos. Por un lado, mis "amigos" pidiendo mi cabeza y preparando mi fusilamiento público y por el otro una periodista con la que yo había chocado muy fuerte diciendo que todo era un montaje.

Mientras tanto, Souza seguía mintiendo escandalosamente, asegurando que había visto el video en el que yo actuaba como un delincuente y coordinando telefónicamente con Jaime Yoshiyama para emitir un comunicado de Fuerza 2011 diciendo que no se responsabilizaban por Carlos Raffo que había sido expulsado del partido por sus actos deshonestos.

Llame a Mark y le pedí una sola cosa: Que le diga a Keiko que ya iba camino al mítin que por favor no crea las mentiras de Souza y de Yoshiyama. Que no me crea tampoco a mí solamente y que vea el programa de Rosa María esa noche antes de tomar cualquier decisión porque ella había anunciado que contaría la verdad sobre ese montaje.Keiko aceptó y a pesar de la insistencia de mis verdugos les dijo que esperaría ver a Rosa María. Después del mítin, Keiko se fue a su casa y Yoshiyama convocó a una reunión de voceros en su casa para darles instrucciones sobre mi expulsión del fujimorismo.

Pero ellos no tenían en sus planes a Rosa María contando la historia del audio editado y confirmando que tenía el video completo -el mismo que Souza decía que me incriminaba- y afirmando que ahí quedaba totalmente claro que yo nunca le pedí dinero a nadie por una candidatura.

Rosa María contó la historia y anuncio un reportaje completo para el día siguiente. Para Keiko eso fue suficiente y a pesar de las insistencias de Jaime y sus operadores decidió abortar la operación de mi expulsión y fusilamiento público. Ellos no se rindieron y siguieron insistiendo hasta el día siguiente, pero no se salieron con la suya.

En ese momento no entendí porque tanto odio y tantas mentiras. Yo ya me había ido!. Esa expulsión no me sacaría de un partido al que había renunciado voluntariamente. Pero ese montaje me iba a destruir públicamente y reventar cualquier posibilidad de reingreso al sector privado. Esa era su última puñalada.

Ya luego entendí que para ellos -que ya se sentían ganadores de la segunda vuelta- yo no estaba muerto, estaba sólo herido. Y existía el peligro que después de la elección me amiste con Keiko y vuelva a hacerles problemas como se los hice en la primera vuelta cuando me negué a "rascarle la espalda" a Jaime Yoshiyama que quería todo el poder sólo para él y sus incondicionales.

Así es el poder. Siempre hay gente dispuesta a todo para tenerlo. Sin importar nada ni nadie. Que hubiera pasado si Keiko les hacía caso y me liquidaba esa misma noche?. Cómo la iban a hacer quedar frente a la opinión pública si al día siguiente Rosa María demostraba que todo era un vil montaje?. Pero eso no les importaba, lo único que querían Yoshiyama, Souza y sus socios era quitar una piedra en su camino al poder absoluto.

Detrás de un precandidato sin escrúpulos que me grabó y edito deliberadamente, había un grupo de políticos muy hambrientos que armaron toda una operación dirigida a liquidar a una persona que ya se había ido, pero que podría volver en cualquier momento.

Yo no llegué al fujimorismo para pelear un espacio en el cielo ni mucho menos un cargo público. Yo salí a defender a Alberto Fujimori y a apoyarlo cuando lo único que quedaban eran escombros. Ahí lo único que había para repartir eran riesgos y agravios.

Nunca dejaré de agradecer a Alberto y a Keiko Fujimori que me hayan dejado acompañarlos en esta lucha de tantos años. Para ellos tengo sólo respeto y admiración. Pero la política me deja un sabor amargo porque detrás de ella hay mucha gente cobarde y oportunista que huye de los momentos difíciles pero que a la hora de los buenos tiempos aparece con ganas de tomar el poder y apropiarse de todo.

A CONTINUACION, DOS VIDEOS CON EL REPORTAJE DE PRENSA LIBRE EN EL QUE SE DESBARATA EL AUDIO BOMBA EN MI CONTRA:

Primera Parte:

Segunda Parte:


Escrito por

Carlos Raffo

Mi nombre es Carlos Raffo. Querido por algunos, odiado por más. Siempre fui un extremista, para mí no existen los puntos medios. Aparento ser una persona muy dura, pero esa es sólo mi armadura. El problema es que soy hipersensible : cuando quiero, quiero el do


Publicado en

El Panda Cuenta

Otro sitio más de Lamula.pe